Briseño en el azul de las Sirenas

Briseño en el azul de las Sirenas

Briseño toca el piano, compone, canta, escribe; funda y enfoca la escuela de rock hacia la crítica, la comunidad sabia e insumisa; la música, la palabra. Ha publicado discos y libros, ha dado talleres, ha roto el veto contra el rock en la UNAM, ha hecho programas de radio y televisión, ha tocado en todo México y en otros países. Briseño está vivo y no parece cambiar de idea: México puede ser justo, democrático y libre.

HAY QUE BAJARLE

Composición: Guillermo Briseño

Hay que bajarle

Briseño en el azul de las sirenas

Si tomas refresco diario
desde que dios amanece
sabrás que el peligro crece
se te acorta el calendario
tu salud será un calvario
los refrescos que te metes
te moverán los tapetes
Mucha azúcar asesina
vive una vida más fina
Cuidado con la diabetes

La publicidad engaña
promete felicidad
nutrición, intensidad
La publicidad es maña
tu eres mosca y ella araña
te hace sentir a la moda
sin importarle si enloda
el hábito alimenticio
te empuja hacia el precipicio
y que tu salud se joda

Hay que cuidar a los chicos
orientar a los mayores
existen formas mejores
hay otros placeres ricos
no hagas tu futuro añicos

Las frutas, los vegetales
son recursos naturales
que renuevan la conciencia
despiertan la inteligencia
alejan de ti los males

La diabetes trae peligro
peligro en muchas regiones
en la vista, en los riñones
se podría escribir un libro
La biografía del peligro
que nace de una bebida
con tanta azúcar medida
como doce cucharadas
Son muertes adelantadas
son cada vez menos vida

Hay que bajarle al azúcar
que no se acumule grasa
el sobrepeso es causante
de los males en mi casa
Hay que bajarle
Hay que bajarle
Hay que bajarle

El negocio de la sed
es en sí un arma mortal
la espada del capital
dirigida contra usted

Ya no importan ni la muerte
ni el dolor ni la justicia
la industria se sabe fuerte
y se adueña de la vida
Ay de la vida
Hay que bajarle
Hay que bajarle al azúcar
Si tomas refresco a diario
(Hay que bajarle)
desde que Dios amanece
(Hay que bajarle)
El negocio de la sed
(Hay que bajarle)
dirigido contra usted
(Hay que bajarle)
se adueña de la vida